Noticias del Real Madrid

Tchouaméni, Rüdiger y Camavinga se ganaron al hincha y la confianza del técnico

Por Diaz Francisco

Tchouaméni, Rüdiger y Camavinga se ganaron al hincha y la confianza del técnico

Por más que perdieron el clásico, Tchouaméni y Rüdiger podrán demostrar lo que valen.

Síguenos enSíguenos en Google News

Todo estamos de acuerdo que Real Madrid y Barcelona es un clásico mas que importante, el hecho de que sea por pretemporada y en Estados Unidos cambia un poco el ambiente en las tribunas y las afuera, pero no quiere decir que en el campo de juego debe ser amistoso y eso se vio. Todos los protagonistas dejaron todo es un hecho. Un equipo como el Barcelona de Xavi que no es de hacer muchas faltas se llevó 4 amarillas y eso que controló bastante el primer tiempo.

Vinicius estuvo atrevido como se lo conoce, ama la gambeta, la sangre brasileña la tiene. En una jugada específica a los 42 minutos del primer tiempo, con los jugadores algo cansados, recibe el balón en su propio campo, y luego de correr 40 metros dejó en el camino a varios rivales, ante la desesperación Busquets trata de frenarlo con una falta pero no llegó. Al final Jordi Alba, de una forma menos peligrosa cruzó al brasileño y lo frenó con falta. 

Más noticias sobre Vinicius:

Vinicius Junior y sus 4 desafíos que tiene con el Real Madrid

La mejoría de Vinicius y el nuevo esquema que puede sorprender

El extremo brasileño le recriminó cara a cara a Busquets por la dura entrada que trató pero por suerte no logró hacer, el español empujó a Rodrygo que estaba metido en el medio, pero este no se achicó y lo enfrentó. Con el revuelto ya armado, Rüdiger y Tchouaméni entraron a defender a sus compañeros como si estuviesen hace años en el club. De hecho, tanto el francés como el alemán fueron directos por Araújo que estaba más encendido que los demás. 

Por más que a nadie le gusta las peleas, a la afición del Madrid se le encantó ver a los refuerzos defendiendo a sus compañeros. El joven francés jugó su primer partido con la casaca blanca, y a pesar de que no fue lo mas destacado, dejo su marca en la cancha. Perdieron el partido, pero los refuerzos lograron ganarse el cariño de la hinchada y la confianza de Ancelotti. 

Tchouaméni y Camavinga

La dupla francesa en el mediocampo Tchouaméni - Camavinga fueron los engranajes de la maquina blanca, en varias oportunidades del primer tiempo fueron alternando de posición donde la mayormente el ex Mónaco era la referencia como pivote. La regla a seguir es simple, si uno subía el otro tapaba el centro. Tchouaméni jugó tan solo 45 minutos, y como dijimos, no fue un partido brillante, pero dejó en claro su dominio y la presencia física que puede aportar.

 


Más noticias